PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuál es la formación de un quiropráctico?

La Quiropráctica tiene una formación universitaria de  5 años mín. de duración a tiempo completo, con dos años y medio de prácticas clínicas con pacientes incluidos. Están especializados en: Neurología, Biomecánica, Anatomía, Fisiología y Radiología. Constan de asignaturas comunes a todas las profesiones sanitarias y otras de carácter quiropráctico propio.

-Quiero saber más sobre la formación de un quiropráctico-

¿La Quiropráctica es segura?

Sí, la OMS (Organización Mundial de la Salud) considera que la Quiropráctica es extremadamente segura, siempre y cuando sea llevada a cabo por un profesional debidamente cualificado.

¿La Quiropráctica es compatible con otros tratamientos o rehabilitación?

Sí, es perfectamente compatible. De hecho, puede ser compaginada con tratamiento médico o rehabilitación fisioterapéutica. Son actividades completamente distintas y que se complementan perfectamente.

¿Para quién está indicada la Quiropráctica?

La Quiropráctica es beneficiosa para personas de cualquier edad, desde recién nacidos hasta ancianos y, para todo tipo de colectivos, desde embarazadas a deportistas.

¿Hay alguna contraindicación para acudir a un quiropráctico?

Esto lo determinará el propio quiropráctico después de haber realizado un estudio personalizado y meticuloso de cada caso.

En Vera Quiropráctica trabajamos con una gran variedad de técnicas y herramientas que van desde fuerzas suaves a movimientos más dinámicos. Las técnicas suaves con las que trabajamos utilizan contactos sutiles que no tienen ningún tipo de  riesgo ni contraindicación para ningún paciente de cualquier edad y condición.

 

¿Puede la quiropráctica curar mi dolor?

La Quiropráctica se enfoca en ayudar al cuerpo a funcionar bien.

En consecuencia, es muy frecuente ver que los síntomas y dolores desaparecen de forma natural durante el proceso.

¿Qué síntomas tengo que tener para visitar a un Quiropráctico?

Es común que muchas personas esperen a tener dolor para acudir a un quiropráctico. Generalmente, cuando ya ha aparecido algún tipo de dolor o síntoma, significa que el cuerpo lleva en desequilibrio mucho tiempo y, en este punto, es habitual tener que hacer un tratamiento más largo e intensivo. Por eso, los quiroprácticos insistimos en hacerse un chequeo casual antes de tener dolor.

Cansancio, tensiones, rigidez, nerviosismo o estrés, son señales suficientes para darnos cuenta de que nuestro cuerpo nos está haciendo un reclamo. Si te sientes identificado con alguno de ellas, te recomendamos hacer una visita con el quiropráctico para ver cómo estás.

El objetivo de la quiropráctica no es curar ninguna enfermedad ni intentar suprimir ningún síntoma, sino liberar las interferencias que están desequilibrando tu cuerpo y potenciar su funcionamiento al máximo.

En consulta acuden frecuentemente personas con:

  • Dolor de espalda.

  • Dolor de cervicales.

  • Dolores de cabeza, migraña.

  • Mareos, vertigos.

  • Problemas de sueño.

  • Ciática, lumbalgia.

  • Desviación de columna (escoliosis).

  • Hernia discal.

  • Bruxismo, dolor en la mandíbula.

  • Dolor en las piernas.

  • Dolor de hombros.

  • Problemas respiratorios (asma, bronquitis,...).

  • Problemas digestivos (reflujos, dolor abdominal, estreñimiento,...).

  • Altibajos emocionales.

  • Ansiedad.

  • Fatiga, cansancio.

  • Fibromialgia.

  • Cólico del lactante (bebés).

  • Otitis media.

  • Torticolis.

  • Hiperactividad.

  • Dificultad para relajarse.

  • Estrés.

  • Molestias en general.

¿Por qué es tan poco conocida en España?

A nivel mundial somos la tercera profesión sanitaria en atención primaria en cuanto a número de pacientes (detrás de médicos y odontólogos). Incluso en muchos países de Europa, los quiroprácticos trabajan dentro de la Seguridad Social. En España todavía somos pocos, unos 300, ya que hasta hace poco no había universidades en nuestro país.

¿Cuánto durará el tratamiento?

Esto depende de cada persona, su edad, estilo de vida, historial de salud y objetivos personales. En la primera visita te realizaremos una examinación muy completa y estudiaremos tu caso a fondo y podremos determinar qué tipo de tratamiento es más adecuada para ti.

Nuestro enfoque es correctivo, quiere decir que buscamos encontrar la causa del problema y corregirla, y no poner un parche el día que te duele, por eso lo más habitual es recomendar varias sesiones al comenzar el tratamiento.

¿En qué consiste nuestra primera consulta?

La primera visita tiene una duración aproximadamente de una hora y media. 

Consiste en una entrevista para estudiar tu caso y una examinación completa de postura, columna, y sistema nervioso. El quiropráctico realizará una serie de pruebas neurológicas y de kinesiología para evaluar tu funcionamiento y encontrar la causa del problema.

A diferencia de otros quiroprácticos, que centran su estudio exclusivamente en la columna vertebral, en nuestra consulta trabajamos con una metodología holística que evalúa el cuerpo desde diferentes ángulos. Esto significa que, para nosotros, todas las piezas de tu cuerpo son importantes y por ello chequearemos todo tu sistema: huesos, músculos, articulaciones, ligamentos, tendones, fascias, órganos... 

Además de tener en cuenta que tu cuerpo, mente, emociones, y estilo de vida también están conectados.

 

Finalmente haremos la primera sesión de tratamiento y te explicaremos lo que hemos encontrado en el estudio y nuestras recomendaciones.


 

 
 

Advertencia Legal:

(*) LA QUIROPRÁCTICA, a pesar de estar reconocida como profesión sanitaria por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), y de tener carácter sanitario en la mayoría de los países desarrollados del Mundo, entre ellos muchos países europeos como Reino Unido, Francia, Portugal, Italia, Dinamarca o Suiza, y en algunos de ellos con reconocimiento de profesión sanitaria de salud básica, NO ES UNA PROFESIÓN SANITARIA Y NO HA SIDO OBJETO DE REGULACIÓN EXPRESA EN ESPAÑA. Al ser la normativa sanitaria una cuestión de Derecho interno y reservado a la Soberanía de cada País miembro de la UE, la profesión quiropráctica en España se encuentra en una situación de vacío normativo. Desde la Asociación Española de Quiroprácticos (A.E.Q.) se ha solicitado ante las Cortes y los Ministerios competentes en materia de Sanidad y Educación que el Parlamento impulse el proceso legislativo que reconozca el carácter sanitario y la sustantividad propia de la profesión quiropráctica. En los países que cuentan con regulación legal, la licenciatura en Quiropráctica se obtiene al finalizar los programas educativos de 5 o 6 años.

Dos instituciones españolas, el Real Centro Universitario María Cristina de Madrid (UCR) y el Barcelona College of Chiropractic (BCC), ofrecen programas (Títulos propios, no oficiales) de cinco años de duración para la formación y el ejercicio de la quiropráctica, a la espera de que se reconozca legalmente esta profesión en España. Mientras tanto, dichos títulos cumplen todos los estándares de calidad y excelencia que exige el Consejo de Educación Quiropráctica Europeo (E.C.C.E.) , y paradójicamente, los titulados españoles podrán ejercer como profesionales sanitarios oficiales en otros países como Estados Unidos, Francia o Inglaterra, pero no en el suyo propio. La A.E.Q. fue creada y reconocida por el Ministerio del Interior en 1986, incluye a 200 miembros que posean un título universitario reconocido por el Consejo de Educación Quiropráctico Europeo, lo que garantiza el cumplimiento de los más altos estándares de calidad en el ejercicio de esta profesión a nivel Europeo, pero lamentablemente, hasta la fecha, nuestros títulos y diplomas NO SON TÍTULOS OFICIALES EN ESPAÑA. Si estás siendo atendido por un quiropráctico verifica y comprueba que sea miembro de la A.E.Q. en el apartado “Busca un quiropráctico” de su página web: http:// www.quiropractica-aeq.com, de ese modo tendrás la garantía de que cumpla los estándares de calidad establecidos por E.C.C.E.. La regulación de la quiropráctica en España es una cuestión de oportunidad política, pero mientras tanto, los profesionales quiroprácticos que cumplen los requisitos establecidos por los Estatutos de la A.E.Q. se encuentran en una situación de inseguridad jurídica y agravio comparativo con otros profesionales de otros países europeos, pudiendo ocurrir que los ciudadanos sean tratados por presuntos quiroprácticos que no cumplan los estándares mínimos de calidad exigibles internacionalmente.

(**) La web www.quiropracticomiguelvera.com proporciona información sobre los servicios profesionales de Miguel Vera, titulares de los contenidos de esta Web. Los contenidos de este sitio web se ofrecen con una finalidad informativa y divulgativa. El titular no se responsabiliza del contenido ni de las manifestaciones y opiniones vertidas por terceros en su página web. Los contenidos de la web no constituyen ni pretenden sustituir a un asesoramiento profesional sanitario, puesto que LA QUIROPRÁCTICA NO ES UNA PROFESIÓN SANITARIA Y NO HA SIDO OBJETO DE REGULACIÓN EXPRESA EN ESPAÑA , por lo que el titular no asume ninguna responsabilidad, directa o indirecta, que pudiera derivarse del uso que pudiera hacerse de dicha información.

(***) “La Quiropráctica es una profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos del sistema neuromusculoesquelético y de los efectos de éstos en la salud general. Se basa en técnicas manuales, incluyendo ajustes articulares y/o manipulaciones centrándose principalmente en las subluxaciones.”

Definición de la Organización Mundial de la Salud, (O.M.S.). Directrices Sobre Quiropráctica, 2005