LA QUIROPRÁCTICA PARA EMBARAZADAS

Ajustarte y cuidar tu columna es algo aún más prioritario en este momento de la vida de la mujer, con el fin de poner el cuerpo a punto de cara a un parto más fácil. 

Durante el embarazo se producen grandes cambios para preparar la llegada del bebé al mundo. Para compensar la carga de peso que aparece, el cuerpo de la mujer se adapta. El centro de gravedad cambia, la curva de la columna se acentúa y se liberan hormonas que cambian la forma y flexibilidad del cuerpo. En ocasiones el cuerpo no es capaz de adaptarse adecuadamente a estos cambios pudiendo aparecer dolencias y síntomas.

Entre los más comunes destacan: ciática, ardor de estómago, lumbalgia, pubalgia, problemas respiratorios, falta de equilibrio, cansancio, etc. (1,2,3,4)

La Quiropráctica puede prevenir o corregir estas complicaciones, ayuda a alinear y abrir la pelvis de cara al parto, y prepara al cuerpo al 100% para facilitar este proceso. Además ayuda a abrir espacio en el útero, por eso los estudios científicos han demostrado la eficacia de la Quiropráctica para corregir la posición del bebé cuando viene de nalgas u otra posición incorrecta (1,2,3).

Referencias:

1. Pregnancy and Paediatrics: A Chiropractic Approach. Stephen P Williams DC. DICS, FICS, FCC (cranio), FCC (paed), FBCA.

2. The Webster Technique: Definition, Application and Implications. Jeanne Ohm, DC & Joel Alcantara, DC.

3. The webster technique: a chiropractic technique with obstetric implications. Richard A. Pistolese, DC.

4. Optimizing pain relief during pregnancy using manual therapy Christopher Oswald DC Ceara C. Higgins DC, Demetry Assimakopoulos DC.